Activan, beringer, lavanda y whatsapp

Volví, más sucia y alterada que nunca.

Al principio de este blog, me quedé contando nuestra historia, en como nos conocimos; pero venga!! seamos realistas han pasado 7 años y ya estamos en el 2019.

Que vale la pena seguir contando nuestros encuentros planeados cada 2 o meses, o contar mis emociones de este primer semestre?

Pues sí, me casé con Mau, hace 3 años. El mismo año en el que Andrés también se casó con Georgina.

No la conozco a ella, Andrés tampoco conoce a Mau.
Habíamos acordado no vernos más, pero algo pasó que nuestros encuentros siguieron.

El más reciente hace un par de semanas, y el que me ha trastocado de nuevo la ansiedad.
Comprendo muchas cosas, las siento, las vivo, las grito,las sueño, todo junto….pero no logro avanzar.

El karma que estoy pagando es el remordimiento de conciencia ante todo lo que hago.

Hace unos días hablamos por teléfono. Tu postura fue la que nunca antes habías tenido.
Terminar esta relación tóxica.

Días después, regresé a encender mi laptop, en casa sin bañarme, sudada después de hacer yoga, comiendo pan con mantequilla y tomando vino antes de las doce del medio dia.

Intentando seguir trabajando, contestando todos los mensajes de whatasapp y con todos usando una carita feliz 🙂

Asunto arreglado.

Lo bueno del whwa

Anuncios

Año 2012

Ese mismo año conocí a Mau, nos conocimos en una boda, con lo que me fascinan las bodas!

Nos hicimos novios después del primer beso.

Recuerdo no haber perdido contacto con él, ¿él? Si! Ese que no he dicho su nombre aquí, venga… dilo! Nada pasará! – estoy soy yo dandome animos para continuar mi narración-

Andrés, si!

El último fin de semana de ese año, planeamos un viaje, para visitarte en tu ciudad.

Conocí tu segundo departamento, ese que aun recuerdo su olor a madera y limpio. Parecía más ya al lugar que siempre habías soñado.

Hicimos el amor como la primera vez y desde entonces supe que las cosas iban por un camino turbulento.

Ante el mundo siempre nos comportamos como buenos amigos, disfrutamos mucho la compañía del otro.

En ese viaje, visitamos un parque de diversiones. Lo disfrute mucho!! Desde entonces que mo me subo a una montaña rusa.

En breve, termino el 2012.

Inicia la campaña

La agencia donde trabajamos, bastante grande por el número de clientes que tenemos y a la vez pequeña por los que trabajamos en ella, acostumbra tener un evento de arranque, lo que los gringos llaman kickoff. 
Un evento más bien social, donde los equipos involucrados se conocen, se revisan los objetivos, el plan de trabajo y bueno….convivimos.

Estabas ahí, estabas molesto o en desacuerdo por algo que alguien había comentado. No intercambiamos muchas palabras, pero después nos contactamos por correo.

Así en general comenzó lo nuestro, de ahí saltamos a festejar mi cumpleaños 27. Fue cuando me di cuenta que eres más chico que yo. Eso no importa.

Algo tienes, todavía no lo descubro, pero es un veneno delicioso.
Fueron par de meses, cortos y rápidos.

Esa boda a la que me acompañaste, ese viaje planeado en 5 minutos, un roadtrip a un pueblo mágico.

Fuimos turistas en mi ciudad, me desnudé y me despojé de mis secretos frente a ti.

El sexo comenzó con la MLB, entre cobijas y serie y serie.

El frío de diciembre, uno de los equipos de casa se colocaba su tercera estrella y nosotros nos despedíamos. Llovía y no sabíamos cuándo podríamos vernos de nuevo.

Años después, contemplando cada punto de nuestra historia, dejé de culparme porque no quisiera estar aquí; simplemente nunca estuviste aquí y mudarte de ciudad fue lo que quisiste. Ambicioso, materialista, guapo, mamón, frío y con el mejor pene del mundo.

Comenzó el año, con planes que parecían, en aquel entonces, sacados de película romántica tipo A lot like Love.
Y si, eras como mi Ashton Kutcher.

Ese año, y como todos los siguientes, las historia se vuelven rápidas e intensas.

Recuerdo, haber planeado un par de viajes en las primeras 5 semanas del año.
El primero, un 28 de enero, estuvimos en tu departamento recién desempacado, al norte de la ciudad, casi en la siguiente provincia. Vivias aislado de un mundo que soñabas, y todo eso pareció afectarte.

El segundo viaje, un fin de semana rápido, pero no nos vimos….y por el contrario termine teniendo sexo con otro, con alguien que no lo hacía mal….pero nunca como tu.
Fuimos al Rio XuXu, un viaje completo en barca. Un bonito lugar pero no con la mejor persona. Pasó y lo disfruté.

La depresión cayó sobre mi, qué compré el primer vuelo al otro lado del Atlántico. Viajé sola, por decisión y el placer de hacerlo.
Fue un viaje maravilloso, el placer de ver todo con los ojos más tristes y a la vez con la enorme motivación de dejar mi tristeza en otro mundo.

7 años después de ese viaje y viendo también con las canas que ahora me gustaría volver a hacerlo; pero ahora la historia es diferente.

El comienzo del fin

Hola! Bienvenido a mi historia.

Decidí empezar a escribir como terapia (como muchas de las cosas que hago, son un tipo de terapia para mi).

Por vigésima cuarta ocasión me dispongo a sacarte de mi vida, pero antes de eso pretendo contar nuestra historia.

Tenemos 8 años juntos, trabajamos en una agencia de publicidad; tu el nerd y yo la chica simpática que siempre pide ayuda.